Snapchat: 10 errores que te hacen perder seguidores

Snapchat - 10 errores que te hacen perder seguidores.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on digg
Digg

¿Has notado que el número de visualizaciones desciende cada vez más en tu cuenta de Snapchat? No es ninguna tontería, y aunque muchos lo atribuyen a un aparente éxodo masivo hacia Instagram Stories, existen muchas más razones por las que la gente está dejando de seguirte en Snapchat.

Vamos a verlas.

¿De dónde salen estos datos?

Como ya sabrás por otras publicaciones de este blog, una de las acciones que más información de valor te puede aportar sobre tu comunidad en Snapchat son las encuestas. Lanzamos una pregunta, y a través de las capturas de pantalla, los usuarios son capaces de “votar” para escoger la opción que más les gusta. Otra opción, como la que he usado yo en este caso, es la de directamente pedir que los usuarios participen enviando sus comentarios. En este caso  la pregunta era sencilla:

¿Porqué dejas de seguir a alguien en Snapchat?

Las respuestas han sido muchas y muy variadas, aunque afortunadamente se pueden agrupar en un decálogo que deberás respetar si quieres dejar de perder seguidores en snapchat. No son fáciles ni difíciles: son evidentes.

¿Quieres seguirme en Snapchat? Agrégame aquí:

? elfigura

10 errores por los que estás perdiendo seguidores en Snapchat.

.

Error #1. Aburres.

Tú y yo lo sabíamos: tu vida no es tan interesante.

Esta ha sido la principal razón por la que todos los que han participado en la encuesta dejan de seguir a alguien en Snapchat. Esto puede trasladarse a muchas interpretaciones, pero básicamente que el contenido se haga monótono o previsible puede hacerte perder seguidores a la velocidad del rayo.

¿Cómo saber si estás aburriendo a tus seguidores? Estas son algunas de las cosas que te pueden ayudar a identificar el problema.

  • Subes contenido demasiado a menudo. Está claro que para ganar visibilidad en Snapchat debes tener un ritmo constante de publicaciones, pero también debes de estar a la altura de esa atención. La gente se cansa de ver siempre la misma cara diciendo lo mismo a todas horas.
  • Tus historias son interminables. ¿Alguna vez has necesitado más de 10 snaps para contar algo? Quizá tu canal sea Youtube. Cuando alguien debe pasar decenas de snaps para “pasar a otra cosa” es cuando se plantea si de verdad le interesa seguirte en esta red social. Hazme caso: sintetiza.
  • Siempre hablas de lo mismo. Sabemos que te dedicas al marketing digital, o que eres cocinero, o que estás estudiando… pero no hace falta que nos lo recuerdes cada puñetero minuto del día. En Snapchat seguimos a las personas, con todo lo que ello conlleva: queremos ver tu día a día, no sólo lo que pasa por tu cabeza. Puede que crear una sección diaria pareciese buena idea al principio, pero si antes de abrir la App ya sé lo que me voy a encontrar en tu perfil… mal vamos.
  • Publicas sin filtro. A mí me gusta Snapchat porque apenas tengo que pensar si publico o no algo. Normalmente la respuesta es afirmativa. Pero nunca debemos dejar de lado que publicamos para que nos vean, por lo que por muy bonita que sea esa taza de café o muchas ganas que tengas de mostrarte delante del espejo… piensa si estás aportando algo.
  • Eres muy lento/a. Está claro que 10 segundos (lo que dura un Snap) es muy poco tiempo, por eso debes intentar sintetizar la idea al máximo y dividirla en varios mensajes perfectamente entendibles. No te duermas que la competencia es feroz!

Consejo: Los selfies déjatelos para IG Stories. En Snapchat no nos van esas cosas.

 

Error #2. No conectas con tu audiencia.

Esto puede tener varias interpretaciones.

Concretamente dos: o no haces caso a la gente, o sencillamente no les gustas.

Muchas de las personas que participaron en la encuesta me dijeron “si no conecto con esa persona directamente dejo de seguirla”, lo cual quiere decir que el contenido que se sube a los snaps no encaja con lo que el usuario espera encontrar en Snapchat. Así de fácil: no se puede gustar a todo el mundo.

Otra opción es tan sencilla y a la vez ruín como que no haces caso a los que te ven. Esto puede traducirse en hábitos tan nefastos como:

  • No apareces por los comentarios. Piensa en la cantidad de gente que hay ahora mismo en redes sociales. Que alguien, de toda esa inmensidad, se tome la molestia no sólo de ver sino de comentar una de tus publicaciones es como para celebrarlo. Y por supuesto para contestar a la velocidad del rayo. De las misma forma, si alguien te escribe y respondes con un escueto “gracias por el feedback”, estás demostrando el poco interés que esa persona despierta en ti.
  • No apareces nunca en tus snaps. Lo de hacer fotos al cielo o a tu gato o a tus pies o a tu maceta está muy bien, pero queremos verte a ti. Yo personalmente nunca sigo a una cuenta que no se digne en poner una foto de perfil, ya sea en Snapchat o en cualquier otra red. Por muy interesante que sea lo que dices, no quiero escucharte: quiero verte.
  • Eres un egocéntrico/a. Bueno, no nos vamos a poner ahora quisquillosos con este tema. Todos tenemos ego y usamos las redes para alimentarlo, pero de ahí a utilizar Snapchat para pasarnos el día hablando de nosotros… es pedir a gritos que nos dejen de seguir. Hazme caso y muestra un poco de todo, lo que incluye tu entorno, las personas que te rodean, lo que haces, a dónde vas…

Consejo: Por muy tentador que sea mirar lo guapo/a que eres, haznos a todos el favor de mirar a cámara. Nada resulta más molesto que hablar con alguien que no te mira a los ojos. En el caso de Snapchat, nuestros ojos es la pantalla de tu teléfono. Por favor úsala.

 

Error #3. Conduces y haces snaps.

Desgraciadamente hay muchos usuarios que, ante la aparente facilidad de uso de Snapchat y su evidente desprecio por la vida humana optan por hacer snaps al volante. Hubo un tiempo en el que quería escribir un post sobre “10 snapchates que debes seguir… porque si te pones delante igual te atropellan”, pero preferí optar por el sencillo unfollow.

No con mis views, así de fácil.

Esta razón ha sido una de las grandes que me han dado los usuarios para dejar de seguir a alguien en snapchat. Personalmente me gusta avisar antes de dejar de seguir al usuario, al menos que sepa el motivo de mi abandono.

Y tengo que decir que he dejado de seguir a cuentas que me gustaban mucho por este motivo.

No hay excusas que valgan cuando te sientas al volante.

  • Me da igual que sea una recta.
  • Me da igual que estés parado en un semáforo.
  • No me importa que vayas despacio o que te sepas el camino de memoria.
  • Si conduces a la vez que haces snaps: UNFOLLOW.

.

Error #4. Demasiado postureo.

Para el que esta expresión le resulte ajena, me refiero a cuando forzamos demasiado las cosas en Snapchat.

Snapchat es un sitio donde nos gusta ponernos cómodos, relajarnos y disfrutar de lo que la gente a la que seguimos ha estado haciendo en las últimas 24 horas. Esto implica que vamos a ver gente despeinada, sujetando el teléfono con las manos y con un audio bastante mejorable. Y no nos importa.

En las respuestas que me he encontrado se ha repetido un motivo para hacer unfollow, y es cuando el snapchater se empeña en ganar originalidad “rizando el rizo” para marcar la diferencia en cuanto al resto de usuarios. No es un mal hábito, para nada, pero mucha gente no quiere encontrarse eso al entrar en Snapchat.

¿Cómo saber si estoy cayendo en el lado oscuro del postureo? No es del todo seguro, pero puede que esto te de una pista:

Fuerzas demasiado los planos. Esto es Snapchat, no Vine (qué recuerdos). No es necesario que hagas plano/contraplano en cada Snap. Tampoco que metas el teléfono en la nevera o lo coloques sobre tu aspiradora robot. De verdad, no te esfuerces tanto: sé natural.

¿Quieres escuchar este post en cualquier parte? Descarga el podcast y llévatelo donde quieras.

Error #5. Haces snaps en el cine.

No sé qué tipo de pensamiento puede pasar por la cabeza de alguien que, en plena proyección, decide encender su teléfono, abrir la aplicación y retratar la pantalla.

De verdad que a mí no me cabe en la cabeza.

Ya cuando era adolescente e iba al cine con mis amigos me molestaba cuando uno de ellos miraba la hora durante la película. Me sacaba de la historia y me hacía pensar en qué pasaba fuera de la sala. El horror.

Hoy en día es complicado asistir a una sesión en la que nadie saque el teléfono para chequear “que todo va bien” y que su facebook sigue funcionando. Pero estamos hablando de otra cosa.

Hacer snaps en el cine no sólo vulnera los derechos de autor (no deja de ser una grabación pirata), sino que además demuestras un absoluto desprecio por el resto de espectadores que han pagado por ver la película, y no la pantalla de tu teléfono.

.

Error #6. No publicas nunca.

Está claro que Snapchat requiere mucha atención y mucho tiempo, no lo vamos a negar a estas alturas. Esto implica que algunos usuarios dejan sus cuentas “descansando” para volver más adelante, en base a su situación o lo que les apetece compartir en ese momento.

Pero…

Una cuenta que no publica contenido periódicamente, pero que sí ve contenido de otros, es una cuenta que no suele caer bien en Snapchat. Nos gusta seguir a aquellos que de verdad demuestran actividad en sus perfiles, lejos de dedicarse meramente a observar a otros.

.

Error #7. Vendes tu producto.

Snapchat nos ayuda a conectar con los usuarios. Pocas redes sociales generan tanta interacción a nivel privado y nos permiten mostrarnos como verdaderamente somos en nuestro día a día. Eso implica que nuestro trabajo, a lo que nos dedicamos, va implícito en ello.

No es necesario vender.

Sí que podemos ser capaces de preparar un lanzamiento, generar expectación o mostrar un ambiente de trabajo más o menos divertido a la par que profesional, pero a nadie le gusta que cada snap se aproveche para lanzar un discurso profesional (o “de marca” según se mire) e intentar vender un producto o servicio. No es el canal, sencillamente.

En Snapchat construimos marca, si aprovechamos para vender perderemos seguidores a la velocidad del rayo.

 

Error #8. Das clases de Snapchat… en Snapchat.

Snapchat es libre. Like the wind. Así que no permitas que nadie te diga cómo debes usarlo.

Puedes seguir a todos los usuarios que quieras, empaparte del lenguaje que usan e incluso inspirarte en ellos, pero nunca será buena idea caer en la repetición o incluso en la copia. Entre otras cosas porque tú no sabes si le está funcionando a ese otro Snapchater.

A principios de 2016 Snapchat se llenó de gurús especialistas del mundo del Marketing, que descendían de sus altares para darnos a todos clases de cómo colocar la cámara, qué gadgets usar, o cuando hacer o decir algo en Snapchat.

Tonterías.

¿Sabéis qué pasó cuando apareció IG Stories? Que todos emigraron a la tierra prometida, allá donde las visualizaciones son mucho mayores y el engagement, por lo visto, no importa.

Yo no me atrevería a decirle a alguien que haga o deje de hacer algo en Snapchat, aunque sí que hay que hacer mucho trabajo en cuanto a dominar la herramienta técnicamente para aprovechar todos los recursos sin caer en lo cansino.

 

Error #9. Sólo te acuerdas de Snapchat para dar envidia.

  • Acabo de cerrar un proyecto super importante.
  • Mirad que vistas más maravillosas desde mi hotel.
  • En el avión camino de un viaje alucinante.
  • Etc.

Está claro que si haces algo de lo que merezca la pena presumir, tu sitio son las redes sociales. Pero no abuses.

Como ya he dicho, en Snapchat nos gusta seguir a personas, con todo lo que les rodea e inquieta. Nada resulta más cansino que alguien que no para de recordarte lo dura que es tu vida y lo fácil que es la suya. Todos tenemos nuestros altibajos, y en Snapchat deberíamos compartir tanto unos como otros. De hecho, el mostrarnos vulnerables o inseguros lejos de perjudicar nuestra imagen nos ayuda a conectar con otras personas, y les hace partícipes de nuestros logros.

Error #10. Intentas gustar a todo el mundo.

(O disparidad de opiniones)

En mi caso, dejo de seguir automáticamente a alguien que simpatice con cualquier fiesta taurina, ya puede ser la mejor persona del mundo o de mi propia familia, que nunca querré ver sus snaps.

De la misma forma, muchas personas me han confesado que una de las principales razones por las que dejan de seguir a otro usuario de Snapchat es por la sencilla razón de “tener disparidad de opiniones”. Personalmente creo que, con educación y buenas formas, tener diferentes opiniones puede fomentar conversaciones muy interesantes (siempre que ambas partes estén dispuestas a escuchar, como siempre), y que si nos rodeamos de personas que opinan igual que nosotros al final el ruido de las palmaditas en la espalda no deja oír nada.

No intentes gustar a todos, es un error.

Siempre habrá alguien que piense que eres aburrido, que publicas poco o mucho, que no le guste que hagas snaps en el cine o que sencillamente te tenga envidia. Es ley de vida. Mi recomendación, o al menos lo que yo hago, es que te dediques a usar Snapchat como te de la gana, y que no te importe tanto lo que la gente opine de ti.


 

Agradecimientos:

Este post nace de una historia que hace ya meses comenzó Mauro (? fotomaf) en su Snapchat. Lo he recuperado a través de una nueva encuesta para tomarle el pulso a mi comunidad, que por supuesto ha sufrido una bajada de seguidores como todas. Lancé la propuesta ayer y a día de hoy han participado en la encuesta:

Carl Caesar (? carlcaesar); Blanca (? heiditxu); Peris (? srperis); Loga Tréclau (? serendipias); Paco (? muypaco); Aurea (? aurea_iamamess); Bambi Ramone (? aandreaa_am); Carolina (? kerlyscarolina); Kaos (? kaskawadejalosa); Idunn (? idunn_sarawati); Patricia (? patriciavilla24); Soypajarito (? soypajarito); Marrtieco (? marrtieco); Artmanto  (? artmanto); Yuminikita (? yuminikita); Selene (? selenepg13); Martha (? emmevlpz); McClimens (? mcclimens); Diana (? dianaloza98); Marianna Silvestrini (? mariannitas)

Y muchos más que -lo siento en el alma- no he podido apuntar a tiempo como para incluirlos en la lista. A todos ellos, GRACIAS.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on digg
Digg

Comentarios

2 respuestas

  1. Gracias por el post y la mención. La verdad es que has hecho una radiografía perfecta del uso de la red amarilla y de los errores de bulto. vivimos todos un ALUMBRAMIENTO, una efusividad de la red sin puertas al campo y, poco a poco, pasada la EUFORIA inicial, vamos seleccionando contenidos, usuarios y experimentando de la manera más divertida, el ensayo prueba/error.
    aún nos queda todo un mundo por descubrir y la curiosidad de saber como va a ser esta red en el futuro, si seguirá siendo indie o acabará convirtiéndose en mainstream, si se me permite el símil musical.

    1. Hola Peris, gracias por tu comentario y sí: se te permite el símil musical.

      Mucho se ha comparado Snapchat con los inicios de Twitter, cuando los usuarios, sin saber muy bien cómo usar la aplicación, compartían prácticamente todo lo que se les pasaba por la cabeza. Y como tú también dices, de ese período de euforia pasamos a uno de selección natural.

      Personalmente creo que es lógico que las visualizaciones bajen en esta segunda etapa (para muchos) de Snapchat, ya que la gente selecciona a quién quiere seguir, y lo que quiere ver. También hay más usuarios, lo que implica que la atención no es la misma que antes (como tener un segundo hijo, vamos).

      Sea como sea, creo que esta red tiene para largo. Ahora el tiempo dirá si me equivoco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *